El e-commerce (e-shop) de Ikea está revolucionando las redes desde hace días; y es así porque se estaba haciendo de rogar. Después de las primeras pruebas de la tienda online en septiembre, en las tiendas de Alfafar (Valencia) y Bilbao (Vizcaya) para un surtido limitado; Ikea ha dado el paso definitivo a nivel nacional.

¿Cuántas veces he soñado con hacer la compra online en IKEA?. Personalmente es un sueño hecho realidad. Pero ¿por qué ha tardado tanto IKEA en ofrecer este servicio si tiene medios de sobra?. La respuesta, amigos, es por la experiencia de compra.

Las tiendas IKEA están diseñadas para ver la mayor parte del catálogo en vivo y en directo, tocar materiales, sentarte, soñar con tu casa ideal y seguir echando al carrito. En cada pasillo encuentras un detalle que encajaría a la maravilla en tu escritorio, en el salón. Es un estímulo constante a los sentidos y si estás cansado, puedes comer en la cafetería o llevarte unas galletas suecas. La experiencia del cliente en IKEA es excepcional y pasas allí un mínimo de una hora (comprobado, aunque cuesta) o toda la tarde. No le falta detalle, tiene parque infantil, cursos y talleres para adultos y niños. Quieres ir, y lo sabes.

IKEA MAp
Créditos: IKEA

Sin embargo, a nivel corporativo existía ese miedo de que, si se ofrecía la opción de comprar online, no habría necesidad de visitar a la tienda. Sin embargo, como era de esperar, los resultados han sido favorables en el experimento piloto, ya que en tan solo tres meses las ventas online han supuesto el 3% de su facturación en España y se espera que en los próximos meses llegue a alcanzar el 20%. Puede bajar el tráfico, sí, pero no la facturación al abrir un nuevo canal.

Pondré un ejemplo, identificaré dos perfiles, uno soy yo y otro mi amiga Clara. Clara y yo vivimos juntas un tiempo. Somos de la misma edad más o menos y trabajamos en sectores afines. Las dos compramos en IKEA y sin embargo, ¿qué nos diferencia?. Que a Clara no sólo le gusta el producto, si no que va a IKEA (en transporte público) a ver que hay, porque se lo pasa bien. ¿Compraría online?. Si, por conveniencia. ¿Seguiría yendo a la tienda?. Por supuesto, porque le encanta.

Mi caso es distinto, soy muy práctica y sufro cada vez que tengo que pensar cómo volveré de la tienda con los muebles; y aunque me guste, prefiero ocupar mi tiempo, por ejemplo, escribiendo estos posts. 😉 ¿Compraré online?. Desde luego. ¿Iré a la tienda?. Sólo para acompañar a Clara.

El e-commerce, y más en este caso, es una situación win – win; que abre un canal y una serie de facilidades para los más prácticos que sólo provoca que les quieras más por hacerte la vida más fácil.

Ésta es la versión 1.0 porque «irá evolucionando y creciendo» con el tiempo. Personalmente estoy deseando ver cómo evoluciona. Ikea es un referente en retail y customer experience y estoy convencida que lo será también en el e-commerce. Esto es sólo el principio.

Y tú, ¿ya has comprado en la e-shop?. ¿Qué te ha parecido?

One thought on “Por qué el e-commerce de Ikea es un gran paso para la omnicanalidad retail”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: